Goyenechea renueva la imagen de su vino ícono

Goyenechea, la centenaria bodega de San Rafael, presentó una nueva imagen para su vino ícono 135 Aniversario.

Junto con la nueva añada lanzada al mercado de este blend cuya composición varía según la mejor combinación en cada cosecha de las cepas Malbec y Cabernet Sauvignon, se realizó un refresh tendiente a modernizarlo, con líneas más depuradas.

También se dio más preponderancia al escudo familiar, rindiendo homenaje a su trayectoria y a la continuidad de una de las pocas bodegas del país que continúan siendo totalmente familiares. Se eligió el stamping cobre para realzar el “135” y reflejar la crianza en barricas de roble francés durante 16 meses.

El objetivo es impactar visualmente y comunicar al consumidor que se trata de un vino de guarda,  elegante y con presencia. Además se transmite el concepto de homenaje, y el rojo destaca el carácter de “partida limitada” de este blend que se compone de un 88% de Cabernet Sauvignon y un 12% de Malbec.

 

Acerca de Bodega Goyenechea

Bodega Goyenechea fue fundada en 1868 por los hermanos Santiago y Narciso Goyenechea en Villa Atuel, en San Rafael, al sur de la provincia de Mendoza. Entre 1930 y 1940 llegaron a poseer, junto a la familia Arizu, el viñedo más grande del mundo y sus vinos, producidos por la tercera generación de la familia ya se comercializaban en todo el país bajo diferentes marcas. Hacia 1965 ingresa la cuarta generación familiar y la actividad se centra exclusivamente en el vino fino embotellado.

Hoy, la cuarta y quinta generación trabajan en conjunto con la misma dedicación y compromiso que sus antepasados, haciendo de Goyenechea una verdadera empresa familiar de la industria vitivinícola, con una producción diversificada y de valor agregado, llevada a cabo en instalaciones modernas.

El futuro de la bodega se vislumbra acentuando su diversidad y calidad, posicionándose como un gran referente del sur de Mendoza.

No me dejes hablando solo, comentá!