Rosell Boher y sus primeras burbujas con nombre propio

Rosell Boher Encarnación

Se trata de un homenaje de la bodega a la abuela de nuestro Enólogo, Encarnación Rosell Boher. Un Brut Nature 80% Chardonnay y 20% Pinot Noir elaborado con método tradicional y 24 meses sobre borras, del que sólo 11.000 botellas llegarán al mercado.

Cavas Rosell Boher presenta por primera vez, unas burbujas con nombre propio: Encarnación. Homenaje de la bodega al linaje histórico de nuestro Enólogo, Alejandro Martínez Rosell, a quien hace más de cien años sin saberlo entonces, daría nombre a la bodega: Doña Encarnación Rosell Boher.

Fue ella quien, junto a su marido, Bernardo Martínez Martínez, fundó a fines del Siglo IXX el establecimiento vitícola que hoy ocupa Cavas Rosell Boher, y que aún conserva, como silencioso testimonio centenario, los viejos muros de adobe de arquitectura colonial.

Si bien, como todos los productos de la casa, se elabora con el método tradicional, a diferencia de sus pares está compuesto por un amplio porcentaje de Chardonnay (80%), completando con un 20% de Pinot Noir. Todas uvas procedentes de nuestra Finca Los Arboles en Valle de Uco.

Este Brut Nature, que también en eso se diferencia del resto de los productos de la bodega (Brut y Extra Brut), ha pasado un mínimo de 24 meses sobre borras y sólo se han elaborado 11.000 botellas.

Es de un color amarillo verdoso con reflejos dorados; aromas a frutos secos, frutas de pepita (membrillos, manzanas y peras), y notas cítricas y tostadas propias de su evolución sobre borras finas. De buena acidez e intenso en boca, encontramos sabores muy identificados con la variedad predominante, que se complementan con la estructura aportada por el Pinot Noir, obteniendo un producto de alta complejidad.

Su precio sugerido en góndola es de $750 y $790 con estuche.

“Casi 120 años después, con parte de esa herencia transmitida a través de las generaciones, es para mí un verdadero orgullo dedicarle el mejor homenaje a mi querida Abuela, Encarnación”, dijo Alejandro Martínez Rosell, a la hora de presentarlo.

No me dejes hablando solo, comentá!