Vinos de Itata

Leo Erazo

Hace un tiempo y a través de dos posteos, este y este, les conté acerca de los proyectos que lleva adelante Leonardo Erazo.

Pues bien, además de aquellos, en su última visita también nos contó, y pudimos probar, sobre otro de ellos: vinos de Itata.

Itata es una región de Chile ubicada al norte de Concepción. Leonardo nos explicó que en ese área no existe el cultivo extendido ni de Merlot ni de Sauvignon Blanc ni de Cabernet Sauvignon ni, siquiera, de Carmenere.

Allí se encuentran productores chicos, con bodegas muy chiquitas. De tradición y consumo familiar. Con suelos de granito, pizarra e incluso volcánico. Está muy cerca del mar, con un clima muy fresco.

Las viñas son viejas, sin riego. La gente que trabaja allí, nos comenta Leo, lo hace desde siempre y con el concepto de producción orgánico.

Es imposible mecanizar porque hay colinas con troncos bien grandes. Utilizan caballos y cada dos años cortan la tierra para poder recolectar el agua del invierno y así asegurarse la misma hasta madurar.

De allí sale este proyecto de Leo que viene generando cada vez más fanáticos que desean tenerlo en Buenos Aires…

Además de los vinos Grand Itata y Súper Itata de aquí sale el proyecto “Viñateros Bravos” que proviene de las viñas más escasas.

Los viñateros son gente grande y les resulta dificultoso dar a conocer lo que producen. Por eso creó el proyecto de Viñateros Bravos para darlos a conocer.

Pero esa es otra historia.

Pasando a los vinos que pudimos probar en este caso fueron los dos que mencioné más arriba:

Super Itata

Súper Itata: Es un corte de 3 viñas que están separadas, Carignan de 1960, un Malbec de 1920 que está mezclado con Criolla, y un Syrah.

En boca es granito, con notas de yodo al final de la boca. No hay mentol ni ninguna tipicidad de Chile.

Gran Itata

Grand Itata: Es la mezcla de las viñas. Más frutal aunque con la huella digital del suelo de granito. Es Cinsault con Criolla. Tiende a tener más frutas, fruta roja y fresca. Tienen una gran bebilidad.

Leo Erazo

Un placer escuchar a Leo contando sus proyectos con una pasión admirable y con una honestidad que se nota al probar sus vinos. Esperemos tener varias botellas de Itata por acá pronto ;). Salú!

No me dejes hablando solo, comentá!